martes, 13 de noviembre de 2012

Las deudas son de nosotros, los pollitos son ajenos



Sigue sumando malestar la actitud de nuestros diputados, quienes  aseguraron  garantías con los fondos  de la Coparticipación Federal de Impuestos, para el crédito de 26 millones de pesos que  tomará del banco BICE  la SAPEM Granjas Riojanas, un emprendimiento del estado administrado por manos privadas.

La actitud  del Gobernador de imponer como  propuesta productiva para nuestra provincia  las llamadas SAPEM,  casi pasa con naturalidad,  digamos que es un buzón más fácil de vender que el de la minería. Pareciera ser que el hecho de poner capital del estado en manos privadas tras el caballito de la producción sigue pasando, a pesar de todos los cuestionamientos;  pero saber que el conjunto de legisladores levanta la mano para asegurar las  garantías para que estas empresas adquieran préstamos, es un colmo bochornoso.

Mientras mas lo  pensamos al tema mayor  indignación genera. Las SAPEM son  una inversión hecha con plata de todos, de manera inconsulta,  impuestas en el contexto de una crisis de credibilidad de la clase política, sin el consenso de los diversos  actores sociales que integran nuestra sociedad.  Hoy los riojanos vemos impávidos como el gobernador reparte inversiones con plata de todos, con una discrecionalidad insolente, como si  los fondos del estado fuesen su caja personal,  como si no pesara sobre su figura y la de los que lo rodean responsabilidades que arrastran desde el menemismo.

Así es como nuestros legisladores nos dan un ejemplo de falta de independencia, asegurando las garantías para  el crédito que tomara la SAPEM de los pollos, cuya administración privada desconocemos, pero que con los fondos coparticipables de nuestros impuestos tendremos que levantar cuando fracasen.

Es como salir de un lugar para entrar al mismo, una suerte de prestidigitación orquestada desde la inocultable matriz ideológica liberal de nuestro representantes. Salimos de las privatizaciones pero entramos a las SAPEM, esa es la realidad;   que en el plano  nacional refleja una limitación del proyecto oficial  surgido luego del 2001  bajo la consigna “Que se vayan todos”,  que en nuestra provincia parece ser un anhelo que quedó en el aire.    

Foto: Construcción de galpones de la SAPEM Granjas Riojanas en Anillaco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada