viernes, 2 de noviembre de 2012

DETRÁS DEL MICRÓFONO


Pasa el tiempo como una melodía de lejos. Y deja huellas en la historia.  Viajamos a bordo  de esa melodía recogiendo las hojas caídas del acontecer humano. Miramos ese acontecer detrás de un micrófono, y boquiabiertos, lo contamos. Y así pasa el tiempo. Radio La Bocona cumplió 4 años!

La Radio Comunitaria FM LA BOCONA, cumplió, porque mal que mal cumplimos, otro año de vida. No lo cumplimos para nosotros: hemos trabajado desde Anillaco, para toda La Costa, y para todos los oídos receptivos del mundo, es decir, para ti.


No negamos que estamos más viejos, quizás más crecidos. Hemos llegado a este aniversario en la cresta de la ola. A bordo de esta aventura viaja un locutor, un productor, un operador de sonido, una columnista estrella, cinco periodistas, y cinco fotógrafos; otros tantos colaboradores, una miríada de audiencia fiel, pueblos expectantes y opinadores lectores del blog, completan, la tripulación.


Por eso estamos en la cresta de la ola. Porque cada vez que tocan con saña las fibras sensibles de cualquiera de los tripulantes mencionados, toda la dotación lo siente y lo sufre, pero no se amedrenta, se encoje un poco, saca fuerzas de la flaqueza y la fe, y estira con audacia el pie para dar otro gran tranco.

Libres de metáforas (pero no tanto), habíamos viajado, parte equipo de la radio, hacia la localidad del Cantadero, y de allí a las cumbres de sus cerros a ilustrarnos sobre la minería, de la que tanto decimos, involucramos palabras y asumimos  compromisos. Subimos y nos metimos a las entrañas colosales de la montaña  por los socavones cavados con sudor y sangre y a mano limpia  por los mineros de antaño. La mina había parado hace ya varias décadas. Se sacaba de allí Wolframio, un mineral que se usa entre otras cosas, para la resistencia de las lámparas eléctricas incandescentes. 



Hemos visto un pueblo que se opone tenazmente a la otra minería. Allí están medidos por la rapiña, el cerrito “Pan de azúcar” y el cerro del oeste,  cargados del  uranio maldito.

Ese viaje fue un regalo anticipado e impensado, para este cumpleaños. También hemos disfrutado de la amistad de ese pueblo y el de los otros compañeros provisionales del viaje: Walter y Martin.

Un abrazo a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada