lunes, 5 de noviembre de 2012

BOCONEANDO


Si hay que dar una explicación a los que opinan que la función de una radio no pasa por meterse en el terreno de la política, que la información debe ser “objetiva”, y que hay que dejar en paz a las autoridades que nos gobiernan, hela aquí.  Por FELIX R. GUERRERO


 “La realidad humana no es primero, para actuar después, sino que para ella, ser es actuar y cesar de actuar es cesar de ser”
J.P.SARTRE

Aun cuando las cosas de la Administración pública, la Justicia, el progreso, el cuidado del Medio Ambiente, la equidad y el respeto en los derechos ciudadanos, la transparencia en los actos de gobierno, fuesen una realidad incuestionable, siempre quedará un espacio para la opinión y para una visión crítica, porque eso garantizaría la continuidad y evolución de ese estado ideal.

Pero si las cosas no marcharan de esta manera, y reinara el desorden institucional, la justicia fuese bastardeada, el progreso de los pueblos cancelado o caminara en sentido inverso al curso de la historia, el Medio Ambiente destruido, los Recursos Naturales vendidos a precio vil y sin beneficio para los riojanos, si las tierras y agua de los pueblos fuesen entregadas a la voracidad de las SAPEM, si los recursos de la Administración Pública cayesen en bolsas sin fondo, si los corruptos y los traficantes de blancas, los rematadores de las ruinas del menemismo, los lacayos sin hiel ni madre, los alcahuetes y sumisos sin sangre en las venas, todos ellos fuesen premiados con cargos de mayor jerarquía, entonces, habría que decirlo y denunciarlo.

Pero si los denunciados, haciendo uso de plenos poderes e impunidad  conseguidos a fuerza de mentiras y corrupción, compra de conciencias muertas de hambre o desesperadas por subir al escalafón de piojos resucitados,  se indignasen reclamando se restituya su angelical pureza enviando   cartas-documentos y terribles amenazas a contramano de la ley y la razón, entonces habría que actuar. “Allons, enfants de la patrie! Le jour de glorie est arrivé”.

Actuar como una marea humana arrolladora limpiando, restaurando, curando, restableciendo nuestra condición de Ciudadanos  Argentinos con derechos. No por odio y rencor, no por justiciera venganza, sino simplemente por lo que dice esa frase de Sartre: si no actuamos, dejamos de existir. O existiremos como personas  dotadas de una organización de bases puramente biológicas, que equipados de un sistema nervioso ameboide viven una vida muy oscura y casi inmóvil.

Pero como las tres situaciones expuestas pertenecen al campo hipotético o a una desbordante ficción, debemos tomarlas como mero recurso para explicar la necesidad de que como Medio de Comunicación tenemos el deber moral y cívico de aportar a la construcción de una conciencia colectiva siendo parte activa de todo el proceso, para poder ser, construyendo, una realidad humana apetecible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada