miércoles, 17 de junio de 2015

DD.HH: Se cumplen 39 años del secuestro del soldado conscripto Alberto Ledo


El 17 de junio de 1976, el capitán Esteban Sanguinetti sacó a Ledo en tres oportunidades a “hacer una recorrida por la zona”. De la última, Sanguinetti regresó solo. El 4 de julio, ante la falta de noticias de su hijo, Marcela Brizuela de Ledo, madre de Alberto, viajó a Monteros, Tucumán. Le dijeron que su hijo “había desertado”. El jefe del Ejército está imputado por encubrimiento en la causa que investiga la desaparición del soldado.

Agapito Alberto Ledo, nacido en la provincia de La Rioja, en febrero de 1976 fue incorporado al servicio militar y destinado al Batallón de Ingenieros 141 de esa provincia. Alberto estudiaba Historia en la Universidad de La Rioja y estaba ligado políticamente al Partido Revolucionario de los Trabajadores y el Ejército Revolucionario del Pueblo (PRT-ERP).

El 23 de marzo de 1976, en vísperas del golpe de Estado un grupo de tareas comenzó con las detenciones sobre un vasto conjunto de personas. Quien también estaba en esa unidad militar como soldado conscripto era Álvaro Illanes, quien entonces también fue llevado preso en Chilecito y luego fue trasladado a la cárcel de La Rioja capital. Esa cárcel se iba poblando de muchas personas que militaban y seguían al obispo Enrique Angelleli.

El conscripto Alberto Ledo, el 20 de mayo, era llevado a participar de las tareas que el Batallón de Ingenieros realizaba en el sur de Tucumán, donde se llevaba a cabo un operativo de control social bajo el falso argumento de que se estaba combatiendo a la guerrilla rural del ERP. La realidad era que las fuerzas irregulares del ERP habían sido completamente diezmadas y la presencia militar era para someter por la fuerza a la población. El 17 de junio de 1976, el capitán Esteban Sanguinetti sacó a Ledo en tres oportunidades a “hacer una recorrida por la zona”. De la última, Sanguinetti regresó solo.

El 4 de julio, ante la falta de noticias de su hijo, Marcela Brizuela de Ledo, madre de Alberto, viajó a Monteros. Le dijeron que su hijo “había desertado”. Sin embargo, en reserva completa, algunos soldados le contaron que Sanguinetti lo había llevado. Al momento de ese secuestro, el jefe del Batallón era el teniente coronel Osvaldo Pérez Battaglia. César Milani, oriundo de Cosquín, Córdoba, reportaba como subteniente en esa unidad militar.

Ledo fue desaparecido en 1976 en Tucumán cuando se encontraba bajo las órdenes de Milanii; el jefe castrense se encuentra imputado por encubrimiento en la causa que investiga su muerte.

Fuente: Radio La Red La Rioja

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada