martes, 6 de octubre de 2015

DDHH: Inspecciones oculares en la Megacuasa La Rioja


Ex presos políticos, ahora en calidad de testigos, el jueves 1 de octubre volvieron a recorrer el Regimiento 15 de Infantería, a casi 40 años del inicio de la última dictadura militar que vivió la Argentina. Allí reconocieron los lugares por donde pasaron en esa época. El acto procesal se realizó en el marco de la megacausa por delitos de Lesa Humanidad y forma parte de las pruebas en el juicio. El jueves 17 de septiembre se hizo lo propio en el Escuadrón 24 de Gendarmería en Chilecito.

Plutarco Schaller, Alvaro “Yopo” Yllanes, Luciano Castro, y Azucena de la Fuente, fueron en esta oportunidad los testigos a los que les tocó hacer la inspección ocular del lugar en donde fueron llevados en la década del 70’.

La misma se realizó desde las 16 a las 17:45, y en ese tiempo ellos recordaron cómo fue su paso por las instalaciones de uno de los Centro de Detención Clandestino que hubo en la capital riojana; y dieron los detalles de lo que vivieron ahí.

En el inicio de la actividad judicial, tanto los testigos, que fueron acompañados por familiares y otros ex presos políticos; como el periodismo, los abogados de las partes y el tribunal federal integrado por Juan Carlos Reynaga, presidente, y como vocales Mario Garzón, y Carlos Enrique Giménez Montillo, en reemplazo de Eduardo Casa, que no pudo estar presente; indicaron bajo qué circunstancias llegaron al Regimiento, los horarios en que ingresaron, con quiénes hablaron, qué le pasó a cada uno y por qué pabellones u oficinas pasaron.

El primero en hacer el recorrido fue Schaller, quien dijo que lo buscaron por las instalaciones del diario El independiente, lo subieron en un taxi, en donde en su trasladó hasta el Regimiento, lo tuvieron agachado, presionándole la cabeza para que mirara al piso. Al llegar, se bajó un hombre habló con un soldado que estaba en la garita de ingreso.

Luego de esto, el testigo dijo que quien lo llevó, volvió hasta el taxi, lo hizo bajar y lo llevó a pie varios metros en dirección recta hasta ingresarlo en una especie de pabellón en donde estaba detenido también un hombre de apellido Zalaya, lo sentaron contra una pared y ahí estuvo un día para luego ser llevado y alojado en la cárcel riojana. Expresó que esa noche estaba muy oscura.

En el recorrido para intentar identificar en dónde lo tuvieron, Schaller ingresó a los pabellones de la Compañía de Infantería Montada A y B, el salón donde comen los soldados y se pasó de largó el de la Compañía Comando, para llegar hasta un gran galpón que queda distante de la vereda unos 250 metros y es usado en la actualidad como garage de camiones.

Sobre este último sitio, el testigo dijo no estar seguro si era o no ese lugar, pero que era “el más parecido de los que vi”, por la ubicación de la estructura, las ventanas, y el techo.

En cuanto a los demás testigos, coincidieron en el camino que hicieron durante la llamada “Libertad Vigilada”. Por un lado, Illanes dijo que la primera vez lo llevaron en unimog, al pabellón B, y luego de tomarle las huellas dactilares, lo dejaron ir. Ahí lo notificaron que debía volver cada 15 días para dar cuenta de su paradero. “Vine una sola vez, ingresé al primer edificio, y luego me hicieron bajar a un subsuelo en donde estaba el Bruja Romero y un oficial de apellido Videla”.

En el mismo sentido, Luciano Castro dijo que también lo llevaron al subsuelo en su primer ingreso al Regimiento, luego de haber sido liberado, “ahí estaba el Bruja Romero, que me amenazó, me dijo: te salvaste, pero habrá una próxima vez y me colocó su arma en la cabeza; después me dejó ir”, detalló.

En tanto, Azucena de la Fuente, contó que ingresó por el mismo lugar, le hicieron dejar el documento y de ahí la llevaron caminando hasta lo que era el pabellón de la Secretaría de Inteligencia en La Rioja (ex Side), lugar que reconoció ayer.

Importancia del acto

Para cerrar el procedimiento, el presidente del tribunal, expresó en declaraciones a la prensa en que consistió el acto procesal, y consideró como una importante acción la que llevaron a cabo, en razón de que son más pruebas que se suman a la causa para que conjuntamente con los testimonios, pruebas documentales, para que las partes la analicen a su debido momento en los alegatos, y el tribunal va valorar positiva o negativamente a la hora de dictar sentencia. Así también recordó que el jueves 17 de septiembre hicieron una inspección en Chilecito y que quedan cinco más.

Próxima audiencia

El juez Reynaga recordó que el juicio continuará el jueves 8 de octubre en el Tribunal Oral Federal, que funciona en el edificio del Correo Argentino.

En Chilecito

El jueves 17 de septiembre se realizó la Inspección ocular en el Escuadrón 24 de Gendarmería en Chilecito. Los integrantes del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de La Rioja recorrieron los "lugares de detención y torturas" que funcionaron en ese lugar durante la dictadura cívico militar.

De la inspección ocular, participaron además algunas de las víctimas que estuvieron detenidos en ese lugar como el ex secretario de Derechos Humanos de la provincia Domingo Bordón, Alvaro Illanes; Hector Hugaz y Luciano Castro.

Según informaron fuentes judiciales, las víctimas indicaron "con precisión" cada uno de los lugares donde estuvieron detenidos hasta su traslado al ex Instituto de Rehabilitación Social (IRS) en la ciudad capital y reconocieron en cuadros que están ubicados en las paredes de la institución a muchos de sus represores.

Foto: Plutarco Schaller llegando al Regimiento para la inspección ocular (Gentileza de Aníbal Díaz)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada