miércoles, 7 de octubre de 2015

Fertilización Asistida: "Esto ha cambiado la vida de mucha gente"

Afirmó Raúl Hermosilla, integrante de la Asociación Civil “La Dulce Espera”, tras hacer un balance a dos años de la adhesión de nuestra provincia a la ley nacional de fertilización asistida. “La Rioja fue la primera provincia en adherir a la ley nacional; 32 parejas son las que han quedado embarazadas, y los niños nacidos son entre 16 y 18”.

Raúl Hermosilla, integrante de la Asociación Civil “La Dulce Espera se refirió a la aplicación en nuestra provincia de la ley nacional de fertilización asistida. Además dio algunas cifras de las familias que se encuentran en tratamiento, o que ya tuvieron sus hijos gracias a la cobertura del tratamiento por parte del estado.

“La Rioja fue la primera provincia en adherir a la ley nacional de fertilización asistida. La Asociación “La Dulce Espera” ya tiene tres años, y la adhesión a la ley cumplió hace poco los dos años”, indicó Hermosilla, y agregó: “Esto le ha cambiado la vida a mucha gente que no podían hacerse los tratamientos de fertilización porque eran muy caros. Ya hay muchos bebés que nacieron gracias a esto”.

En cuanto a los números que manejan desde la asociación, Hermosilla informó: “Alrededor de 32 parejas son las que han quedado embarazadas, y en total son 70 parejas las que han iniciado y finalizado el tratamiento y algunas todavía no sabemos el resultado, y los niños nacidos son entre 16 y 18”.

Hermosilla habló de las vías a través de las cuales la gente se contacta con “La Dulce Espera”: “El contacto con la fundación lo pueden hacer a través de las redes sociales y en las reuniones que hacemos en la Secretaría de La Mujer los miércoles a las 17.00. Pero entran en confianza a través de las redes sociales.”

“La ley se cumple tal cual se había acordado, lo único que se paga del tratamiento en 24 cuotas es la medicación. Ahora es mucho más accesible”, finalizó Hermosilla.

Foto: Raúl Hemosilla junto a sus dos hijas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada