viernes, 30 de mayo de 2014

MAYO SE NOS VA DE LAS MANOS (como el agua)


Por Félix R. Guerrero - Mayo tiene en su calendario tres fechas muy significativas para los riojanos: Día de La Rioja el 20; Día de la olivicultura el 24, y Día de la Revolución independentista el 25. Las tres fechas hacen agua en la historia contemporánea.

 “El pueblo tiene derecho a saber la conducta de sus representantes, y el honor de éstos se interesa en que todos conozcan la execración con que miran aquellas reservas y misterios inventados por el poder para cubrir sus delitos. El pueblo no debe contentarse con que sus jefes obren bien, debe aspirar a que nunca puedan obrar mal”.

MARIANO MORENO

Se necesitó tanta agua para apagar el fuego revolucionario de Mariano Moreno, ya que este díscolo Secretario de la Primera Junta de Gobierno Patrio, fue educado en la legendaria Universidad de Chuquisaca por donde pasaron también (oh! causalidad) Bernardo de Monteagudo y Juan José Castelli.

Justamente, Moreno la descalificaba tácitamente, antes que se produzca la “fundación de La Rioja” (la futura Rioja minera (contaminante) como quiere un gobernador  nacido cuatro siglos después), con estas palabras: ….…”con el descubrimiento empezó la malicia, a perseguir a unos hombres que no tuvieron otro delito que el de haber nacido en unas tierras que la naturaleza enriqueció con opulencia, y que prefieren dejar su suelo que sujetarse a las opresiones y servicios de los amos, jueces y curas. Se ven continuamente sacarse violentamente a éstos infelices de sus hogares y patrias, para venir a ser víctimas de una disimulada inmolación, se ven precisados a entrar por conductos estrechos y subterráneos, cargando sobre sus hombros las herramientas necesarias para su labor, a estar encerrados por muchos días, a sacar después los metales que han excavado sobre sus propias espaldas, con notoria infracción de las leyes, que prohíben, inclusive voluntariamente, que puedan llevar cargas sobre sus hombros, padecimiento que unidos al mal trato que le es consiguiente ocasionan de las cuatro partes de indios que ingresan a la mita regresen rara vez a su patria, las tres enteras…”, cita el historiador Pigna.

Este subversivo pensamiento liberal de Moreno basado en el “Contrato social” preconizado por Rousseau, puso en alerta al monarquista Cornelio Saavedra quien anhelaba una Junta de Gobierno para la Reafirmación de los Derechos Soberanos del Rey Fernando VII generando de este modo una enconada disputa entre “Morenistas” y “Saavedristas”.

Después de esta escabrosa pero no menos gloriosa Revolución, hubo que transitar por una guerra por la independencia, guerras civiles, anodinos directores supremos, hasta llegar a la presidencia de Rivadavia y dar comienzo con él, al colonialismo económico merced a usureros préstamos de Inglaterra y otros imperialismos.
Siguiendo el orden cronológico, el 20 de Mayo de 1591 cayó por estos pagos diaguitas un tal Juan Ramírez de Velazco que en nada se parecía al Ingenioso Hidalgo de la Mancha, y por mala información, clavó  su espada  en el Valle  Llacampis fundando sobre lo ya fundado por los nativos, la Ciudad de Todos los Santos de la Nueva Rioja.

Tiempo después se supo que el oro que buscaba don Ramírez estaba en el Famatina, pero el equívoco se transformó en riojanidad. La invasora sangre española encontró reposo en el regazo de estas tierras y sus mujeres. El agua se transformó en vino; la sangre mezclada fermentó en rebeliones dando lugar a los caudillos y poetas.

En esta floja contemporaneidad  germinan hombres sin palabra ni ley pero con ambición de gobernar en nombre de su insaciable ambición, cabalgando sobre el lomo de esta sufrida tierra con nombre prestado.

Pido prestada la voz a los compañeros de LA BOCONA y a la de cualquier vocero trovador o no, para rendir justo homenaje a quienes creen en las Revoluciones y en la Patria Latinoamericana.

Foto: El Famatina nevado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada