lunes, 5 de mayo de 2014

El regreso de Angelelli




Por Félix R. Guerrero - Primero de Mayo 2014 en Aminga, contracara de la obscena fiesta neoliberal de las SAPEM, luces emergiendo de la obscuridad. Tal vez esta fecha sea  el comienzo de una nueva era, donde la Economía Solidaria sea la bandera que, rescatada del polvo de una historia sórdida, rompa  el fatalismo de un bienestar para unos pocos.


"Hay que ir limpiando la sombra para desenterrarle la luz" (E. Angelelli)

La esperanza, como componente indispensable de la naturaleza humana, para seguir existiendo aun en las situaciones más adversas, estaba presente a pleno en aquella fresca mañana amingueña. A medida que la luz del sol iba ganando espacio en el tinglado aledaño al local de la cooperativa Costeños Unidos, el tímido calor de los primeros compañeros en llegar iba ganando en entusiasmo a medida que llegaban los compañeros participantes de la flamante Federación Riojana de Cooperativas Autogestionadas.

El importante número Cooperativas participantes provenientes del departamento Arauco, Los Llanos, departamento Capital y de las Cooperativas anfitrionas de La Costa, mas el acompañamiento artístico de La Pacota, La Orquesta Juvenil Angelelli de La ciudad Capital, Una pareja de tango que presentó el Ballet “La Mestiza” y el grupo “Fusión”, del Centro de Animación Sociocultural del Departamento Castro Barros, sumada la presencia del Obispo de La Rioja, Monseñor Colombo, Intendente de la Municipalidad  local, Concejales, el ex cura Pocho Brizuela, conformaron un rico componente social, que constituye para el ánimo de todos una inconmovible señal para alimentar esperanzas concretas. 

Limpiar de  sombras la historia para que aparezca una esperanza, muchas esperanzas con fundamentos, implica un programa o proyecto integral, basadas en la inteligencia, sentimientos solidarios, claridad ideológica y convicciones profundas.

Esas sombras a que aludo, están presentes en la concepción torcida, corrupta y adversa que se implantó en nuestra provincia luego de que la gesta heroica de la Codetral fuera aniquilada por las fuerzas siniestras locales y la dictadura militar del 76.

Pero los pueblos curan sus heridas, la savia joven empuja en busca de un destino digno que nos merecemos toda la sociedad humana. Nuestro pequeño universo local, anhela cambios para salir del ahogo de la mediocridad y la sinrazón. Estamos preparados moral  e intelectualmente para llevar a cabo esa hazaña.

“Una reforma intelectual y moral no puede dejar de  estar ligada a un programa de reforma económica, o mejor, el programa de reforma económica  es precisamente la manera concreta de presentarse de toda reforma intelectual y moral”, decía Antonio Gramsci, hace ya muchos años, y tenía y tiene razón. Ese Programa económico son Las Cooperativas y esa Reforma Moral e intelectual lo constituye la Economía Solidaria como construcción sabia y humanista.

De alguna manera, el espíritu del Obispo mártir estuvo presente perdonando equívocos, desterrando rencores y alentando esperanzas.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada