martes, 16 de julio de 2013

AMP: 10 años de cárcel para apropiadores de la nieta de Leonor Alonso

El Tribunal Oral Federal Uno de La Plata condenó a un ex policía bonaerense y a su esposa a 10 años de prisión por la apropiación de una beba nacida en un centro clandestino de detención, durante la última dictadura militar, quien se convirtió en 1987 en la primera nieta recuperada nacida en cautiverio. Se trata de Elena Gallinari Abinet, nieta de Leonor Alonso, Madre de Plaza de Mayo, miembro de la AMP y una incansable militante por los DDHH. En el año 1997 se le colocó su nombre a la Casa de la Memoria del gremio riojano.



La pena recayó sobre el ex subcomisario de la policía bonaerense, Domingo Luis Madrid, y su esposa, María Mercedes Elichart, quienes inscribieron como hija propia a Elena Gallinari Abinet.

El Tribunal, integrado por Carlos Rozanski, Pablo Jantus y Pablo Vega, condenó también a 5 años de prisión a la médica Silvia Marta Kirilovsky, quien falsificó y firmó el certificado de nacimiento de la menor.
El tribunal, por unanimidad, consideró a la pareja autora de los delitos de sustracción de menor de 10 años, falsificación de documento público y alteración de estado civil, en el marco del genocidio cometido en la última dictadura cívico-militar.

Además instruyó al Ministerio de Justicia y Seguridad provincial a que dé la baja por exoneración a Madrid y rechazó por mayoría que se le revoque la libertad de la que goza la médica.

Elena Gallinari Abinet es hija de María Leonor Abinet, una maestra secuestrada en 1976 cuando estaba embarazada de 7 meses, y de Miguel Angel Gallinari, un obrero metalúrgico, delegado gremial y militante.

María Leonor Abinet fue secuestrada en septiembre de 1976 con 7 meses de embarazo y dio a luz a Elena en cautiverio el 5 de noviembre de ese año, aunque aún se desconoce en qué centro clandestino.

Según la versión de Madrid, un compañero policía que se desempeñaba en la Brigada de Investigaciones de La Plata le entregó una beba recién nacida, que él anotó como hija propia suya y de Elichart, para lo cual emplearon el certificado de nacimiento firmado por Kirilovsky.

Los padres de Abinet y Gallinari mientras buscaban desesperadamente a sus hijos encontraron a Elena y en 1987 lograron su restitución, convirtiéndose en la primera nieta recuperada nacida en cautiverio.

La causa por la apropiación había sido cerrada por el juez federal platense Manuel Blanco, por considerarla prescripta pero Elena y su familia lograron que en el 2005 se revocara ese cierre por imprescriptibilidad de los delitos de lesa humanidad.

Durante la última audiencia del juicio oral y público Madrid pidió declarar ante el Tribunal y pidió disculpas a la familia Abinet Gallinari por haber hecho tantas presentaciones con respecto a la identificación de la chica.
"Pensábamos que los estudios estaban mal hechos, no fue con ánimo de perjudicar a nadie. Sólo queríamos saber si estaba con su familia biológica" dijo en relación a los planteos que formuló cuando se conoció la verdadera identidad de María Leonor Abinet.

Sin embargo, el ex policía no quiso revelar el lugar en el que estuvo secuestrada la madre de María Leonor y donde supuestamente nació la beba, pese a que ella misma cuando prestó declaración le pidió a su apropiador "un gesto de humanidad" para conocer su lugar de nacimiento.

En los alegatos, la querella de Abuelas de Plaza de Mayo había pedido al tribunal que condene a la pareja a 18 años de prisión por retención y ocultamiento de menor de 10 años, falsedad ideológica de documento público y alteración de estado civil.

Emiliano Lovelli, abogado de esa institución, pidió también la pena de 8 años para la médica por los delitos de falsedad ideológica y alteración de estado civil y solicitó que los apropiadores cumplan la pena en cárcel común y que se revoque la excarcelación de la médica.

En tanto, la Fiscalía había pedido 10 años de prisión para el ex policía y nueve para su mujer por ser coautores de los delitos de retención y ocultamiento de menor de 10 años, supresión y alteración de estado civil y falsedad ideológica, en tanto que solicitó una pena de 5 años de prisión para la médica.

AMP presente en la lectura del fallo

La Asociación de Maestros y Profesores estuvo presente en la lectura de sentencia en el juicio por la apropiación y sustitución de la identidad de María Elena Gallinari Abinet, nacida en cautiverio tras el secuestro de su madre, María Leonor Abinet Alonso “Mara”.

La lucha por la recuperación de Elena es parte de la historia de la AMP. Su abuela, Leonor Isabel Alonso -quien iniciara su búsqueda durante la dictadura cívico militar y, luego, comenzada la democracia-, fue Secretaria de Política Educativa del sindicato docente. Leonor, sufrió el secuestro por parte del Terrorismo de Estado, un poco antes del de su hija Mara, que estaba embarazada de 7 meses, y el de su yerno Miguel Angel Gallinari –padre de Elena-. 

El proceso judicial, que fue iniciado a principios de los ochenta por Leonor, tuvo varios hitos. El más importante de ellos sucedió el 21 de abril de 1987, cuando Leonor fue notificada de la identificación de Elenita, quien a los diez años conoció por fin a sus abuelos, tíos y primos. Los resultados del examen del material genético de Elena, Leonor y su familia paterna habían dado positivos en un 99,9%. 

Otro hito sucedió hace unos años, cuando el Equipo Argentino de Antropología Forense identificó los restos de Mara, que habían sido descubiertos en una fosa común en el Cementerio de San Martín. El examen forense determinó que Mara fue ejecutada con un tiro en la nuca. Finalmente, en julio de 2011, tras una emotiva ceremonia en la Iglesia de la Santa Cruz, Mara tuvo su sepulcro en el Cementerio de Morón.

El otro hito tuvo lugar este viernes, en La Plata, tras una agobiante audiencia de poco más de doce horas. La esperada condena del TOF 1 de La Plata llegó poco antes de las 23 horas. El auditorio de calle 4 y 53 estalló en aplausos al escucharse las condenas. Los jueces definieron a la apropiación dentro del marco de la “complicidad del genocidio perpetrado en la última dictadura cívico militar”. Asimismo, dieron la pena máxima prevista para la sustracción, retención y ocultamiento de un menor, la supresión de identidad y la falsedad ideológica de instrumento público.

La Leo, como le decían a Leonor en AMP, vino a La Rioja buscando cambiar los aires, tras una intensa búsqueda de su nieta. Con la misma fuerza con la que buscó a su nieta, imprimió su impronta a la defensa de la Escuela Pública y a la denuncia contra las políticas educativas neoliberales, que aún siguen vigente en la provincia. 

Desde AMP expresaron beneplácito por este fallo condenatorio y reparador, acompañando a Elena, sus hermanas, primos y tíos en este momento tan esperado. 

En la foto la hija de Leonor Alonso, Mara Abinet. Madre de la primer nieta recuperada Elena Gallinari Abinet.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada