viernes, 7 de noviembre de 2014

Opinión: Por una alternativa para nuestra Provincia

Por Fernando Gómez*- Nuestra provincia ha sufrido sistemáticamente políticas tendientes a empobrecernos y someternos a los intereses centrales del Puerto. Esta situación no habría sido posible sin el consentimiento de quienes estuvieron en los distintos gobiernos, por lo menos, en los últimos 50 años.

Por lo tanto la provincia ha emprendido así un retroceso político, económico, productivo, social y cultural, generando una situación casi irreversible.

En este marco, el concepto de “la política”, representada por los dirigentes y funcionarios de turno, pasa solo por la dependencia económica y por dar respuesta a la línea política de los gobiernos nacionales, como así también por dar respuesta a necesidades personales e individuales, dejando a provincias como las nuestras, con la única posibilidad de “sobrevivir”, acatando las demandas y ordenes de los gobiernos del puerto.

Tomada así la política queda lejos del concepto del “bien común” y el ejercicio de la Democracia, garantizada por la constituciones a la participación de cualquier ciudadanos a través de los partidos políticos, es reducida solo en aquellos que tienen el aparato estatal o pertenecen a familias de estirpe que les garantice los fondos necesarios para encarar semejante empresa. De esta forma se empobrece la Democracia, la política, ciudadanía, simplificando principios republicanos a lo económico y a intereses personales. ¿Hay derecho si no se garantizan las mismas condiciones y posibilidades para todos y todas? Si analizamos la realidad, la participación de los trabajadores y las trabajadoras, los obreros, las y los ciudadanos de pie, quedan en una formalidad, justificando la convivencia en una supuesta sociedad de derecho, y quedando nosotros (el pueblo), rehenes del capricho de una aristocracia corrupta que a su vez se especializó en convertir a todos los poderes de la Democracia en meros apéndices de los designios políticos de los intereses a los que representa esta dicha aristocracia anti ética y corrupta.

Lo antes descripto ha hecho de nuestra provincia, una provincia vulnerable a las decisiones política que la hacen útil para la expropiación de nuestros recursos primarios como son los minerales y otros, y nos amenazan sistemáticamente con la falsa idea de que la única posibilidad de despegar del estancamiento y la pobreza es vendiendo nuestra soberanía y nuestra derecho a decidir sobre nuestro destinos. Por ello hoy somos testigos de un consecuente y sistemático abandono a las obligaciones por parte del Estado, las deficiencias en la salud, educación, la problemática de la vivienda, la demografía social con un alto porcentaje de la población concentrada en la Capital con lo que eso conlleva; la situación de precariedad laboral con los programas inserción laboral PIL; los deprimidos sueldos de los trabajadores de la administración pública, sin ningún tipo de jerarquización; el alto grado de la tasa de mortalidad infantil (16,5 %) y la tasa mortalidad de ancianos (37,1%), o el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, 6 puntos más que la media nacional (32,3 % según censo 2010 ).

Los datos extraídos de los órganos oficiales tanto del Censo Nacional como de la Dirección Provincial de Estadística son alarmante: la tasa de actividad es del 24, 39% siendo la media del 35 al 45 %; el índice de dependencia es de 3,29 siendo la media nacional del 1 al 1,5. Éste último índice identifica que un trabajador activo debe sostener 3 personas aparte de él. Por otra parte la economía provincial depende del 91 % de los fondos de Nación, solo aportando la provincia un 9%.

Estos datos nos interpelan como trabajadores/as, obreros, ciudadanos, pueblo, organizado en distintos partidos políticos con la necesidad de construir una alternativa posible y necesaria de plasmarlas en hechos concretos, de construir un proyecto de provincia autónoma y contenedoras, justa y soberana. Los esfuerzos de una nueva política, pensando en los problemas urgentes de los intereses populares debe ser nuestra guía, la participación ciudadana debe ser el reaseguro del camino emprendido.

Por una provincia para todos/as

Por Agua, tierra, trabajo y justicia

Por Autonomía Popular

Viva el Pueblo Riojano

*Dirigente del Frente Popular de Acción Popular Victoria Romero (FROP)

Foto: Fernando Gómez junto a Víctor De Gennaro

Nota relacionada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada