martes, 11 de noviembre de 2014

El arte como refugio de esperanzas


El pasado sábado la orquesta comunitaria "Enrique Angelelli" realizó un concierto "a la gorra" para solventar gastos de lo que será una nueva gira por Córdoba. A la orquesta la integran  niños desde temprana edad hasta adolescentes, la mayoría de ellos atravesados por las problemáticas que aquejan a nuestra sociedad. Una vez más estos jóvenes, y los adultos que los guían, dieron una lección de superación y esperanza que sin duda marcó a cada uno de los espectadores.

Con pie en el barrio Virgen del Valle, la orquesta suena y se hace escuchar cada vez más fuerte, si no es en sus conciertos lo es en el boca a boca; y es porque es una orquesta particular. Arrancando con la locación de los ensayos, uno de los barrios más humildes de nuestra ciudad, sumando el esfuerzo, tanto de los niños como de los propios profes, la constancia y ahora los logros.

Los profes de la orquesta son Monchi Navarro, Belén Romero y Ramiro López quienes conjuntamente con Oscar Yampe (creador de la biblioteca Mártir Enrique Angelelli, lugar de ensayo de la orquesta) le ofrecen otra opción a la juventud del barrio, una oferta años atrás impensada y que hoy es una hermosa realidad de más de 4 años de vida que ya cruza las fronteras de la provincia.

La forma en que los chicos costean sus actividades también es digna de rescatar. Los gastos de traslado y todo lo que acarrea el movimiento de la orquesta es solventado mediante la venta de bolsones de verdura, rifas (en donde se sortean las producciones de los chicos)  y en los mismos conciertos "pasando la gorra". Es así que en el 2013 concretaron su primera gira fuera de la provincia y a fines de este año realizarán la segunda salida.

Una de las actividades que realizaron para solventar los gastos de esta nueva gira, fue el concierto a la gorra que se llevó a cabo en el patio del Museo de la Ciudad, este pasado sábado, donde presentaron, ante un patio completísimo de cariño y admiración, su repertorio que incluyó piezas de ritmos latinoamericanos, varias composiciones propias, también reversiones de canciones Luis Alberto Spinetta, Los Fabulosos Cadillacs y el tema emblema de la orquesta "Hay que seguir andando nomás".

Sin lugar a dudas una noche mágica, en donde las emociones de los adultos -con sus hijos en brazos o de la mano- estallaron como si ese refugio de esperanzas fuese espejo de muchas otras. En tanto, los pequeños músicos tocaban quizás sin saber la dimensión de los lugares que tocaban en su auditorio.

El año pasado se presentaron en varias localidades cordobesas con la gira "A seguir andando nomás" y en el III Encuentro de Orquestas y Ensambles Juveniles e Infantiles que tuvo lugar en la Universidad Nacional de Córdoba, a la que asistirán nuevamente por segundo año consecutivo compartiendo esta vez con 15 orquestas y ensambles de todo el país, nada menos.

Para esta oportunidad tienen pensado recorrer las localidades de Jesús María, Río Ceballos, San Marcos Sierra, Cruz del Eje y Córdoba capital.

La orquesta sigue tocando, sin pausa, de la misma forma que va creciendo, al ritmo de sus pequeños músicos, dando lección de superación e iluminándonos con sus esperanzas interminables. La misma lección que nos dan sus profes, enseñándonos que hay algo que es urgente para los niños: el amor.

Foto: Julieta Herrera
Texto: Florencia Morales Allende

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada