martes, 22 de noviembre de 2011

NOCHE AMINGUEÑA


Con luna ausente y parpadeos eléctricos al Este, se presentó la noche del cierre del año lectivo del Centro de Animación Sociocultural del Departamento Castro Barros, sucursal Aminga.

Una importante concurrencia nos congregamos en el patio de la escuela Primaria Domingo Matheu de esa localidad para participar  de la muestra del trabajo artístico de los niños, adolescentes y mayores, realizado a lo largo del año.

La apertura estuvo a cargo del animador Nahuel Guerrero, que presentó, “Aminga mágica”, un trabajo sobrio, compacto y equilibrado. Ese despliegue enérgico de alegría murguera, presagiaba una noche  fecunda.

Retrocediendo un siglo, hizo su aparición el baile sureño poniéndole solemnidad a la noche. Excelente trabajo de dos parejas de jóvenes apadrinados por la premiada pareja veterana de Doña Yoli y don Jorge, dirigidos todos por el profesor Altamirano.


A continuación el profesor Navarro llenó el espacio con el revoleo de polleras de un grupo infanto juvenil de 20 bailarines. Ahí apareció Aminga a pleno con mostrando su potencial, aunque en una etapa muy inicial.
Estuvieron en escena otros ritmos: niñas bailando cuarteto  y luego danzas brasileñas: colorido, ingenuidad y alegría.

El canto tradicional aun no logró afianzarse en estos espacios, demostrando que queda aún mucho trabajo por hacer y que la tarea será difícil en lo que concierne a entusiasmar a los jóvenes y encontrar un estilo por fuera de los modelos en boga.

La muestra de Turismo, es otro indicio de que todavía no se pudo despegar de la etapa de muestra de imágenes de paisajes serranos. El turismo, como actividad cultural y comercial requiere de infraestructura, oferta de circuitos organizados, cabal conocimiento de nuestra historia, flora y fauna para ofrecer al visitante un relato atractivo; presentar comidas tradicionales, etc.


Otro aspecto que quedó en evidencia es la ausencia de las autoridades municipales, teniendo en cuenta que Aminga es la cabecera del Departamento. Quizás este hecho explique la pésima calidad del sonido y la inseguridad que dio lugar a una agresión a pedradas a la sala-vestuario de las niñas, provocando escenas de pánico. 

Los que amamos el arte y las tradiciones, seguiremos apostando a Aminga, que  alguna vez demostró su enorme potencial para el arte. Ese potencial está ahí. Hay  que redescubrirlo y desplegarlo entre todos.

                                                                                                         FELIX R. GUERRERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada