miércoles, 30 de noviembre de 2011

Anillaco: La noche de los egresados del Bachillerato para jóvenes y adultos


Veintitrés personas, los primeros egresados del Bachillerato para jóvenes y adultos Sede Anillaco, de edades situadas entre los 22 y 56 años, han convocado a alrededor de doscientas personas en el Colegio Virgilio Ferreyra.

Flotaba un aire de festejo, como un anticipo a las fiestas de fin de Año. Los concurrentes, familiares y amigos de los Egresados, habían vestido sus mejores ropas y su más encendido entusiasmo: hasta hubo un sofocón emotivo de una señora, abuela de una de las egresadas.

Radio la Bocona estuvo allí siguiendo con atención el desarrollo de la fiesta. Desde la escalinata superior del pórtico del Colegio vimos desfilar, como en una cena medieval, las pizzas caseras de distintos colores y sabores, las botellas de bebidas, más algunas empanadas criollas de añadidura.

Razones para el festejo, las había hasta la abundancia. Todas las personas que por diversas razones no han completado sus estudios básicos, siempre se sienten como incompletos, como en deuda consigo mismos. Es que desde que en el año 2005 se suspendió el bachillerato para adultos de Anjullon, se vino acumulado necesidad y anhelo.

Todos o casi todos sabemos que en Educación, ninguna meta es definitiva, ya que siempre existe la posibilidad de aprender algo nuevo, de escalar un peldaño más de la escalera que nos conduce hacia ese edificio infinito que es el Conocimiento. Por eso le preguntamos al coordinador del Plan, que expectativas ciertas hay, luego de este primer paso en donde se saldó la deuda de los pasos truncos en la educación de los egresados. Nos dijo el Coordinador Prof. Antonio Nieto, en el curso de la entrevista, que hay una promoción de emprendimientos privados, comerciales y productivos, para darle continuidad y utilidad a los conocimientos adquiridos por los egresados.

Nosotros, celosos de que las esperanzas y los esfuerzos de los pueblos no naufraguen el   olvido, la desidia y la incompetencia, también nos ilusionamos, con la prudencia que impone el haber presenciado tanto proyecto  cercenado, durante las últimas décadas.

El futuro está ahí, a dos pasos de nuestra nariz. Hay que anhelarlo, tomarlo, sospesarlo y ponerlo  a marchar, en bien de todos y cada uno de los Costeños.

                                                                                                  FELIX R. GUERRERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada