miércoles, 9 de marzo de 2016

El disco “Peñero” de Ramiro González se puede descargar vía internet

El intérprete y compositor riojano ha editado a principios de este año su tercer disco de composiciones propias. “Peñero” es un disco sencillo con un contenido profundo en las letras, dibujadas bajo melodías “peñeras”, como zambas, chacareras, bailecitos, sayas, chutunkis, carnavalitos y chayas. Se puede descargar de internet.

A lo largo de la última década han surgido muchos nuevos compositores y cantores que son parte de la nueva generación, bastante lejos de aquella de los noventa, a la que el nombre comercial era impulsado por cuestiones y temáticas livianas, aunque no poco exitosas. Algunos dicen que existe un nuevo cancionero, la pata contemporánea de aquel que en los años sesenta surgió desde cuyo y que abrió un nuevo camino en las temáticas y letras del folklore. Lo cierto es que en estos tiempos, más que nunca los compositores y cantores son los encargados de decir tanto las cosas del corazón como lo que nos pasa todos como sociedad.

Uno de ellos es Ramiro González, riojano de nacimiento, cordobés por adopción cuya inspiración arranca en las sierras cordobesas y se extiende a los cuatro puntos cardinales, sin olvidar su tierra natal, hacia el profundo devenir de la música popular.


Luego de aquel primer disco Mojando La Vida y la primera edición de El Ojo de la Tormenta, -cuya segunda parte quizá sea editada este año-, Ramiro ha logrado posicionarse como uno de los compositores más importantes, y este año le ha llegado el momento de presentarse en el Festival de Cosquín por primera vez con su banda como solista, con gran reconocimiento de la prensa y sus pares.

Peñero es el nuevo hijo de Ramiro González, un disco sencillo, pero con un contenido profundo en las letras, dibujadas bajo melodías “peñeras”, como zambas, chacareras, bailecitos, sayas, chutunkis, carnavalitos y chayas.

El disco puede ser descargado en firma gratuita desde http://www.ramirogonzalez.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada